.
.

Inclusión en estado puro; así es la Escuela de Fútbol de la Fundación que ha inaugurado Eusebio esta mañana


En esta escuela juega todo el mundo. Más o menos veloces, más o menos virtuosos con el balón, con más o menos recursos. Y es que la Escuela de Fútbol de la Fundación  Eusebio Sacristán no es una escuela cualquiera. Así se lo explicó el propio Eusebio esta mañana a  los concejales de Educación y de Deportes del Ayuntamiento de Valladolid, Victoria Soto y Alberto Bustos, a la diputada de Educación de la Diputación, Inmaculada Toledano, y al delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo que se acercaron a conocer el último proyecto inclusivo de la FES. Todo ello con el sonido del fútbol de calle de fondo, el de las risas de los pequeños jugadores retando al responsable técnico de este proyecto, Juan Carlos Rodríguez, a los patronos de la FES  Alberto López Moreno y Javier Torres Gómez y a algún veterano del Valladolid como Chema Jiménez.

La escuela de fútbol inclusivo de la FES forma parte de un proyecto global, Deporte Para Todos, con el que esta fundación quiere poner al alcance de cualquier persona actividades de ocio y deporte y hacerlo en un ambiente de inclusión. Así en este equipo hay pequeños con Síndrome de Down, con discapacidad motora, con alguna enfermedad del crecimiento y participantes de los proyectos socioeducativos de los centros de Acción Social en barrios de Valladolid, todos ellos niños y niñas a los que por diferentes razones se les complicaba jugar al fútbol en los clubes y equipos convencionales. “El poder del deporte, y en concreto de un deporte que se hace en equipo como el fútbol, es lo que queremos transmitir a través de esta fundación. Los valores que se adquieren jugando al fútbol, perteneciendo a un equipo, compartiendo… Está demostrado que gracias al fútbol niños de muy diferentes condiciones sociales y físicas son capaces de pasarlo bien. Esa es la fuerza del deporte que tenemos que aprovechar”, explicó Eusebio. “Hay niños que no encuentran el espacio para pertenecer a un equipo. Nosotros como fundación tenemos esa responsabilidad, tenemos que favorecer estos equipos para niños y niñas que tienen dificultades para pertenecer a clubes y equipos convencionales”, añadió.

a Fundación Eusebio Sacristán trabaja ya en la puesta en marcha de réplicas de esta escuela en varias ciudades del país y en la ampliación del número de participantes en Valladolid, ante la demanda de varias familias de una plaza para sus hijos. Tras esta primera experiencia – que ha contado con el apoyo de la Concejalía de Asuntos Sociales del ayuntamiento y de su representante, Rafaela Romero, de la Obra Social de La Caixa y de la marca de equipamiento Gedo- la FES abrirá convocatoria para una segunda edición y capacidad para multiplicar por 3 las plazas. “Es que esta era la idea por la que yo creé esta fundación cuando me retiré en el Valladolid, crear escuelas de fútbol para todos esos niños que no tuviesen la oportunidad de hacerlo en clubes. Yo pasé mi infancia jugando al fútbol en las calles de La Seca, mi pueblo. Los recuerdos son muy bonitos y ahora, cuando veo que a través de nuestra fundación acercamos esto a estos niños, pues me siento muy orgulloso”, reconoció el ex futbolista y entrenador.
Tras casi un mes de vida de la Escuela –que entrena en el campo anexo al pabellón Huerta del Rey-, Eusebio transmitió lo que se podía ver en el campo. “La respuesta de los niños es excelente. Entre ellos, pese a ser muy diferentes, conviven de maravilla. Ya lo hemos visto otras veces en otras actividades, aquí se enriquecen todos, los que peor juegan aprenden de los que mejor juegan y estos también sienten las dificultades y necesidades de sus compañeros de equipo”.

IMG_1620

 

 

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )